lunes, 9 de octubre de 2017

Diversión al aire libre



Hay días que me han resultado complicados por alguna razón, en los que necesito divertirme y descargar adrenalina, la mejor manera para ello en mi caso, no es otra que divertirme dando una lección de obediencia y sometimiento al becerro que tengo por marido, de esa forma obtengo el doble objetivo de relajación por un lado y por otro el de ahondar más en la degradación o sumisión de la bestia.

video

Con estas sesiones consigo crear cada día un ejemplar más sumiso y obediente al mismo tiempo que obtengo socavar más en su intelecto, que dicho sea de paso ya no es demasiado alto.

video

Esta sesión se la di al aire libre en una urbanización de viviendas que ahora mismo esta en construcción, de momento hay poca gente, pero alguna hay, de hecho una mujer que andaba paseando los perros vio parte de la escena que aquí os muestro y si no me equivoco un par de obreros que se encontraban relativamente cerca también pudieron apreciar algo de lo que yo le estaba haciendo a Porky, me agradaría que así hubiera sido para mayor vergüenza del animal.
Esta grabación la efectué a primeros de agosto del año 2016, era un día muy caluroso, la brisa era axfisiante y el asfalto ardía, como podéis suponer esto no fue más que un plus de dureza a las condiciones que tuvo que soportar el animal, solamente os diré para que os hagáis una idea de la temperatura reinante, que el calor casi resultaba insoportable para las plantas de mis pies estando calzados, así que imaginad lo jodido que tuvo que ser para el cabrón sentirlo en su piel desnuda.

video

Porky llevó ampollas en rodillas, manos, pies y alguna que otra zona de su cuerpo durante toda la semana, no me consideréis dura por ese motivo, no lo hice con tal intención y me di cuenta de lo que le había pasado por la noche cuando cenando observé que cogía los cubiertos con alguna dificultad, pero no hay que dar mayor importancia a ese hecho, son como se dice ahora, efectos colaterales, ja,ja,ja.
Esa bomba de succión que muestro en las imágenes es una maravilla, atrapa el pene de la bestia y lo absorbe con una eficiencia genial, tanto que lo estira y descapulla con fuerza y sin ceder un milímetro a través de todo el bombeo que yo quiera aplicar.

video

En las instrucciones del aparato, ponía que no hay que dejarlo demasiado tiempo puesto, pero como comprenderéis yo lo dejo todo el que a mi me parece aunque sea excesivo y podéis constatar por fotos anteriores que algo de aumento si que se consigue utilizándolo.
Espero que disfrutéis viendo estas grabaciones tanto como yo lo hice domando al puerco cornudo. 

martes, 3 de octubre de 2017

Félix y su rico chupa-chup - 3.ª parte



Después de un mínimo descanso, tras el primer asalto sexual con Félix, yo me encontraba ansiosa y con ganas de seguir, pero noté que mi amante no estaba recuperado, no obstante me di la vuelta en la cama poniendo mi cabeza en sentido contrario a como se encontraba mi amoroso macho y como quien no quiere la cosa comencé a acariciar sus muslos levemente con mis dedos, recorriendo toda la parte interna de arriba abajo, lo justo hasta rozar sus testículos, le daba también pequeños mordisquitos por aquella zona rozando también con mi pelo y mejillas sus partes nobles, os juro que se lo hacía de forma cariñosa en agradecimiento al buen rato que me había hecho pasar y sin intención de encorrerlo en su recuperación, pero no por eso niego lo evidente y eso era que su polla se estaba endureciendo de una forma muy vigorosa.




De pronto él comenzó también a acariciar mis muslos y a rozar mi coñito sin hacerlo de una manera plena, ese sobeteo como es lógico no hizo más que acrecentar mis deseos y de esa forma y sin remisión ambos nos lanzamos a la masturbación del otro como si nos fuera la vida en ello, en ese momento me di cuenta de que el ciervo nos miraba quieto desde los pies de la cama con cara de bobo, así que viendo que nuestra actitud era la de volver a emprender otro combate sexual, me dirigí a él,
- Cornudo ponte a grabar y sacar fotos de lo que nosotros hagamos, espabila gilipollas y ya sabes los planos que me agradan, así que trabaja mamón, ya que no sirves para otra cosa, ¿Has entendido bien?
- Si mi Ama
El muy imbécil puso en marcha la cámara de vídeo sobre el trípode y después se pasó a tomarnos las fotografías, que gracias a su estúpida y sumisa labor podéis disfrutar.




Mientras Félix se divertía viendo a un medio hombre tan humillado y obediente.




Mi amante me masturbaba y me follaba con sus dedos, mientras yo le chupaba la pija con toda mi dedicación, me gustaba lamerla y luego meterla dentro de mi boca pajeándola con mi lengua, el saborcito que todavía tenía de su corrida mezclada con los jugos de mi coño, me excitaba aún más, así lo tuve hasta que percibí temblores en él que parecían el preludio de su corrida, como eso no me interesaba que sucediera tan pronto, le dije que se pusiera boca abajo y procedí a montarme en su espalda y culo pasándole mis duros pezones por toda esa zona, luego comencé a moverme detrás de él como si lo estuviera follando dándole fuertes empujones de pelvis y haciéndole sentir toda la calentura de mi raja en su parte trasera, cosa que le encantó, luego le hice levantar el culo hasta tener las rodillas apoyadas en la cama, de esa forma su culo y huevos quedaban totalmente expuestos a mi contemplación, pasé la mano entre sus piernas por debajo de los cojones y cogiendo su polla la llevé hacia atrás quedando como un enorme pezón de vaca expuesto para ordeñar, así que sin pensármelo comencé a esa faena como si fuera una ternera a punto de dar su lechecita.





De nuevo noté sus gemidos y sus convulsiones, así que terminé el ordeñe y recompusimos nuestra posición, le pedí que se amamantara con mis tetas cosa que hizo sin pensar y con evidente placer. Aunque en pocas ocasiones cuando nos dábamos cuenta de la presencia del cabestro, no escatimábamos gestos recordándole a que tipo de especie pertenece, el muy imbécil se ponía rojo y triste, cada día me resulta más patético y me da más vicio someterlo y humillarlo.






Todo ese calentamiento que llevábamos no podía terminar más que de una manera y esa como podéis ver no fue otra que la de clavarme aquel grueso miembro hasta bien adentro de mi y hasta lugares que el puto cornudo nunca había llegado, las embestidas que me proporcionó fueron fuertes y duraderas, me encantaba sentir esa pija entrando y saliendo de mi coño sin descanso rozando las paredes de mi vagina, logrando hacerme correr como una perra salida.






Quise que el mierda de mi marido viera la follada más cerca y también mi cara desencajada de vicio, para ello le ordené que se arrodillara al lado de la cama muy cerca mío para que además de esa forma llegara a su hocico todo el aroma del sexo desenfrenado.





Félix ya no pudo aguantar más y se salió de mi interior para llenarme la tripa del abundante semen que sus cojones habían ido elaborando a fuerza de calentura, me gustaba sentir todos aquellos lechazos que poco a poco me iban dejando muy blanquita.




Se me ocurrió entonces que el puerco cornudo mojara su pilila en leche de macho y se lo ordené, pero enseguida me di cuenta y me apeteció joderlo más haciendo que se tragara toda la lefa de mi macho y querido amante, eso le cuesta mucho hacerlo por eso aún disfruto más venciendo sus reticencias y obligándolo en contra de sus deseos.





Como podéis ver me dejó la tripita totalmente limpia y aunque estuvo a punto de vomitar en un par de ocasiones, consiguió terminar ese manjar aunque fuera con su patética cara y ojos totalmente enrojecidos, después de descansar otro rato con mi amor, me puse una combinación negra y quise hacerme una última foto de mofa con mi ridículo cornudo.