martes, 12 de septiembre de 2017

Juegos en el jardín



Cuando voy de veraneo en los meses de julio o agosto, bastantes de esos días los suelo hacer en este pequeño apartamento de las fotografías, como veis dispone de un jardín que está rodeado de un seto no demasiado alto, con el fin de preservar la intimidad de los ocupantes, además tiene la función de delimitar el espacio de cada chalecito.



El cuidado de jardinería para toda la urbanización lo lleva una empresa de la zona con varios empleados, pues bien dicho esto, os diré que yo creo que tengo el jardín mejor cuidado de todos, lo digo porque rara es la ocasión que salgo a tomar el sol o a pasear y no me doy de bruces con un par de empleados podando o quitando hojas, siempre que me los encuentro de cara me saludan muy amablemente pero me es fácil percibir sus miradas viciosas, recorriendo mi cuerpo, cosa que no me desagrada en absoluto.



A veces como en esta ocasión de las fotografías me tumbo en la hamaca, disimulando como que no los veo, cierro lo ojos y poco a poco me voy desnudando completamente, mientras me remuevo o acaricio alguna zona de mi cuerpo con preferencia por los pechos y pezones, otras jugando con alguna flor en mi sexo, metiendo y sacando el tallo dentro de mi vagina, como me gusta saber si mi afición exhibicionista tiene el efecto que busco, con el máximo cuidado entreabro los ojos y miro hacia donde pienso que están los posibles mirones, comprobando con excitación que si los tengo pendientes de mis movimientos, saber que estoy siendo observada me produce un agradable cosquilleo en mis partes íntimas y me motiva a continuar dándoles un poco más de espectáculo erótico, por supuesto con mucha calentura por mi parte, me gusta imaginar sus miembros duros e hinchados de deseo hacia mi persona.



En esta ocasión después de un buen rato de ese morboseo, decidí ponerme de nuevo la braguita y terminar la exhibición, pero me apetecía ver la cara de los trabajadores, así que me levanté y en lugar de meterme dentro lo que hice fue pedirle la toalla al cornudo que estaba haciéndome las fotos de espaldas a ellos y ni se había enterado de que estaban y salir hacia la piscina, como el recorrido es muy corto no les di tiempo a retirarse y los pillé allí mismo disimulando haciendo como que recortaban el seto por la parte de abajo, me apetecía observar un poco más su reacción y los saludé con un, buenos días, además de darles un poco de conversación haciendo referencia al calor y su trabajo.



Me llevé una sorpresa grande y pensé que igual me había pasado al contemplar que uno de los dos era muy jovencito, yo diría que estaba aprendiendo el oficio y el otro tendría cerca de 50 años, los dos estaban muy colorados e intentando disimular el bulto que les sobresalía en su mono de trabajo, me divertí viendo su azoramiento y los dejé con su faena.
Después de darme un buen baño en la piscina, volví y ya no estaban, pero el que si estaba era mi cornudo "lame chochos" que era lo que más me interesaba en ese momento para calmar mis ardores uterinos, antes de tomar un relajante vermuth, servido por el mismo perro.



15 comentarios:

  1. Quien fuera flor. Impresionante Ama Dana y sobre todo el cornudo como siempre en fuera de juego. A mo me gusta la humillación de pensar que ese cuerpo no es para mi y que lo disfrutan otros. Mi Ama me lo recuerda y yo lo acepto como buen cornudo sumiso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién fuera flor o mejor capullo sumiso? yo sé que tu prefieres esto último, tienes bastantes similitudes con el cabrón cornudo que tengo por marido.
      Lo que si te deseo es que tu mujer sea una buena zorrona que te adorne la cabeza como te mereces.

      Eliminar
  2. Sin duda es Vd. una diosa, una faraona, la reencarnación de Nefertiti.
    La última foto es muy sugerente, me pongo en el lugar de Porky y de lo que supone estar a su lado y saber que nunca va a poder follarla. Debe ser doloroso y a la vez muy excitante.
    El cerdo Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cerdito Manuel, como buen sumiso sabes distinguir un Ama como se merece, por eso me agradan tus comentarios, aunque no te de las gracias por ellos, entendiendo que al hacerlos no haces más que cumplir con tu obligación de animalito sumiso.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. querida Dana, que agradecidos deben estar esos jardineros contigo, yo estaría encantado de disfrutar de ese cuerpo de hembra, mientras, me deleito con tus fotos,

    besazos donde gustes,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si están agradecidos o no, pero lo que si estoy segura es de que están deseando que llegue el verano para que yo vuelva a veranear al mismo sitio.
      Y de lo que también estoy segura es de que han debido caer muchas pajas a mi salud, cosa que por otra parte me agrada.

      Eliminar
  5. uffff Dana si es que estás para comerte enterita, cómo no vas a ponerlos calientes.....a mi lo has hecho y son solo fotos y el relato
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola masteralb, que gusto me da saber que te has calentado viéndome, eso me motiva a seguir en el mismo camino,
      besos

      Eliminar
  6. Pues tendras que indagar a ver como andan de armados los jardineros para que te hagan un buen trabajito no???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mano, cuando vi la tienda de campaña que se les había formado en sus mono de trabajo, me pude hacer una buena idea y no iban mal ninguno de los dos, pero claro uno era excesivamente joven y el otro distaba bastante del tipo de hombre que me gusta.

      Eliminar
  7. jajaj joder joder como te gusta jugar y provocar a los pobres currantes, al menos les alegras la jornada de trabajo con tu espectaculo ummm pobres q mal debieron disimular

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es hermoso sentirse observada y saber que estás provocando excitación, no creo que sea nada malo.
      Tienes razón fue divertido ver sus caras rojas y observar como pretendían taparse con las herramientas o saco de recogida, por supuesto lo consiguieron muy mal ya que pude ver perfectamente el tamaño de sus paquetes.

      Eliminar
  8. Otra faceta tuya con la que coincido y me gusta practicar: la provocacion exhibicionista.Te confieso que para mi fue muy morboso magrear a aquella perra, de la que te hable a comienzos de año,en los rincones oscuros de aquel parque. Me puse muy cachondo dominandola en plena calle,y mas aun cuando nos percatamos que habia un miron curioseando por alli. Ella cuidaba mucho el no ser vista,porque era su ciudad ,pero mas tarde pense que hubiera sido algo muy pervertido el haberme acercado a ese miron pajillero y haberle dicho: quieres mirar como me la come esta perra?? Y con las parejas de esposa caliente y marido cornudo es igual. Morbo y perversion exhibicionista ,ademas de humillacion hacia el cornudo, incluso en lugares publicos y delante de terceros.Felicidades por tus perversiones amiga.

    ResponderEliminar
  9. A mi el exhibicionismo me encanta, no hace falta que lo diga porque a la vista está, aunque siempre dentro de la máxima seguridad, que no está siempre asegurada, pero que por otra parte le da también esa chispa de adrenalina y morbo que a veces busco, además es un buen componente para hacerle pasar peores ratos al hijo de puta de Porky.
    Deberías haber exhibido a la perra más públicamente e incluso habérsela cedido un poco al mirón, esa hubiera sido una morbosa experiencia, aunque no dudo de que la que viviste con ella también fue gratificante para ti.

    ResponderEliminar